Categorías
Cambios Coach Raysa López

Todos somos alquimistas.

Life Coach Raysa López

www.ReikiZenLife.com

El buen Alquimista aprende a tener una mente abierta, a reconocer a los demás, considerar, respetar, pero sobre todo al diario crecimiento existencial Aprendemos a ser agradecidos. ¡La gratitud abre las puertas de la plenitud de la vida!. La gratitud es un sentimiento que nos engrandece en todo el sentido de la existencia, aprendemos a convertir una comida en un banquete, nuestra casa en hogar, un extraño en un buen amigo, pues junto a él podemos transferir conocimiento y amor.
La gran lección: que tú y yo hagamos la alquimia del amor que transmuta el egoísmo en amor, el odio en perdón, el orgullo en sencillez y las dudas en fe. Son cambios que piden conciencia despierta, disciplina, dedicación, paciencia y el firme compromiso de mejorar como personas. No hay mayor logro que alcanzar una transmutación interior para obrar amorosamente y correctamente.
El discípulo que quiere avanzar por el camino de la evolución debe aprender el agradecimiento, porque gracias a él un día obtendrá la llave de la transformación de la materia. Si sabes dar las gracias, la naturaleza de los elementos que entran en la composición de tu materia será diferente, más sensible, más sutil, más resistente, y sentiras que tus órganos psíquicos e incluso físicos realizan un mejor trabajo.
Para un buscador espiritual en los tiempos de incertidumbre en que vivimos este camino es una oportunidad única en la historia de la humanidad por su riqueza de contenidos y detalle.
Y cómo superar el ego humano?

  1. Ennoblécete cultivando sensaciones elevadas y viendo en todos tus compañeros el bien. En todo hombre hay algo bueno. Intenta reconocerlo y crecerás en el Espíritu de tu Padre.
  2. Practica el control de los pensamientos. Pon las riendas a tus deseos e impulsos. Pon también las riendas a tus vicios referentes a alimentos y bebidas. Apártate de todos los estimulantes de este mundo, pues son dañinos para tu alma y también para tu cuerpo físico.
  3. Cuando hables, pregúntate: ¿qué es esencial?
  4. Observa tus gestos y tu modo de hablar. Evita palabras duras e innobles. No dejes que aparezcan en ti sentimientos negativos ni pensamientos innobles. Comprueba tus cinco sentidos, sobre todo el sentido del tacto, que puede contribuir enormemente a la carga de tu alma.
  5. Comprueba qué es lo que te gusta oír: ¿cumplidos que te hacen? Entonces reconoce: aún te falta mucho para estar libre de tus pensamientos egoístas y de tu voluntad propia.
  6. En tanto todavía te arrastren hacia abajo tus deseos del paladar y tengas ansias de comidas que toma el hombre animal, puedes estar seguro que todavía no se ha producido ningún gran ennoblecimiento de tu alma ni ninguna evolución de conciencia perceptible.
  7. Qué olores te gustan? ¿Los olores de la naturaleza, de los lugares arbolados, los olores de las flores, de las hierbas y de los frutos? Mira, en tanto no los prefieras a los olores producidos artificialmente, como por ejemplo, el olor del asado, del café e irritantes de toda clase, el sentido de percepción de tu alma todavía no se ha ennoblecido.
  8. Observa tu comportamiento entre los tuyos o como oyente, o metido en una conversación. Si tus piernas están cruzadas, si apoyas la cabeza en tus manos, si cruzas los brazos o gesticulas extremadamente con ellos, solo das testimonio de un alma no ennoblecida.
    Estas son instrucciones detalladas para poder transformar poco a poco la conciencia desde lo humano hacia lo divino y sin fanatismo ni mortificaciones: es la alquimia del alma, que conduce a la libertad y a la felicidad.
    Como especie tenemos mucho camino por recorrer y muchos errores por enmendar, hasta volver a nuestro verdadero hogar eterno como los hijos pródigos que somos, pero cada uno de nosotros lo logrará un día cuando culmine su trabajo alquímico personal, para lo que contamos con esta herramienta tan extraordinaria como es el Camino Interno, el camino al corazón de Dios y a la unión íntima con nuestro Padre.
    La Piedra Filosofal es el objetivo, es lo que debemos encontrar, es el producto en uno mismo, es lo capaz de transformar todo lo grosero en oro puro, de curar todas las enfermedades y de transmutar todo lo creado.
    Todos somos alquimistas!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *