Notice: Undefined variable: dLhxYLP in /home/usacampus/reikizenlife.com/wp-includes/global-styles-and-settings.php on line 1

Notice: Undefined variable: KHnyGU in /home/usacampus/reikizenlife.com/wp-includes/html-api/class-wp-html-open-elements.php on line 1

Notice: Undefined variable: sjukvAtIP in /home/usacampus/reikizenlife.com/wp-includes/class-wp-http-streams.php on line 1

Notice: Undefined variable: BDSYex in /home/usacampus/reikizenlife.com/wp-includes/class-wp-widget.php on line 1

Notice: Undefined variable: abnGdkc in /home/usacampus/reikizenlife.com/wp-includes/rest-api/endpoints/class-wp-rest-users-controller.php on line 1

Notice: Undefined variable: nnLxK in /home/usacampus/reikizenlife.com/wp-includes/block-patterns.php on line 1

Notice: Undefined variable: IXuMu in /home/usacampus/reikizenlife.com/wp-includes/block-supports/typography.php on line 1
La Familia – ReikiZenLife – RZL
Categorías
La Familia

Felicidad Infantil

¿Cómo puedo despertar y potenciar la felicidad en los niños?

Claves de la Felicidad Infantil:

1 – Ser amable. Los niños amables experimentan más satisfacción y energía, son más cariñosos y agradables y gozan de aceptación social.

2 – Dar las gracias. La gratitud favorece la estabilidad mental y enriquece el crecimiento de los niños. Los niños valoran más lo que tienen y a su entorno.

3 – Ser positivo. Los niños educados en un entorno positivo son más seguros y creen más en sí mismos. Tienen mayor control de su mente.

4 – No etiquetar. Se debe evitar rotular a los niños. Decirles ‘eres malo’, ‘eres llorón’, etc. les predisponen a moldear su actitud para encajar en este perfil.

5 – No dramatizar. Debemos dar su justo valor a las cosas y a las situaciones. Debemos extinguir conductas como pegar, insultar o faltar el respeto. 

6 – Logro personal. Los niños son más felices si consiguen sus objetivos por sus propios meritos. Debemos animarles en este sentido.

7 – Autonomía. Estimular la independencia de los niños, potenciará su autoestima, su seguridad y la confianza en sí mismos.

8 – Inteligencia emocional. Los niños deben aprender a controlar y regular sus emociones para resolver los problemas de manera pacífica. Eso genera tranquilidad y armonía en su carácter.

¿Es difícil educar niños felices?

La mujer de hoy no solo aspira a tener una buena carrera profesional, a disponer de independencia económica, una buena pareja que la comprenda, un grupo social de amigos con los que identificarse. Dentro de este complejo círculo, se encuentran también ellos: los hijos. Lo más importante de su vida, pero a los que, de algún modo tiene la clara sensación de no dedicarles todo el tiempo que desearía. Es entonces cuando surgen las dudas ¿Lo estaré haciendo bien? ¿Y si no estoy atendiéndoles lo suficiente? ¿Y si estoy cometiendo algún error?

¿Cómo podemos educar niños felices  en medio de esta sociedad tan exigente, en la que habitualmente, no tenemos tanto tiempo como deberíamos? 

1. Para educar niños felices, ayúdales a tomar decisiones

Tienes un horario de trabajo determinado y a veces, no llegas a tiempo a casa para hacer con ellos los deberes o para salir a pasear un rato. No importa.

No obstante, sí que hay algo que debes evitar. No permitas que se encierren en sus habitaciones, no dejes que la televisión, el ordenador o los videojuegos “les quiten” ese poco tiempo que pueden compartir de la mejor forma: hablando. Mantén con ellos una charla diaria con tranquilidad y cercanía. Conoce cuáles son sus preocupaciones, sus deseos.

Para educar niños felices hemos de conseguir primero que sean responsables de sus propios asuntos, dándoles medios con los cuales, afrontar esos pequeños problemas cotidianos.

Ayúdales y enséñales que en la vida también hay fracasos y que de todo se debe aprender. Es necesario también que vayan gestionando el importante concepto de la «frustración“.

2. Ofréceles autonomía dentro de unos límites

Los dos progenitores deben estar de acuerdo en qué pautas educativas hay que aplicar, delimitar qué se va a permitir, qué horarios establecer, qué prohibir y qué negociar. Los niños deben saber desde muy pequeños que en casa, como en la sociedad, hay unos límites que debemos respetar, y cuanto antes lo sepan más seguros se van a sentir, por que van a saber a qué atenerse en cada momento. Una vez establecidas las normas, ofreceremos derechos, y todos los derechos se negocian y se dialogan. Ofréceles siempre tu confianza, dialoga antes de sancionar, escúchales antes de reprenderles y habla, habla todo lo que puedas con ellos. Que jamás te vean como a un enemigo.

La autonomía es un factor clave en la educación de los hijos. A medida que pasan los años sentirán que gozan de un pensamiento propio y querrán tomar sus propias decisiones. Será positivo dejar que sean ellos quienes comprueben si su decisión es acertada o incorrecta. Muchos padres, por miedo a que sus hijos sufran, tienden a sobreprotección sin percatarse que los están mermando en su capacidad de aprendizaje.

3. Nunca intentes compensar el tiempo que no puedes pasar con ellos

Al no poder pasar con ellos todo el tiempo que nos gustaría, acabamos cayendo en el recurso fácil de compensarles con un regalo, con un juguete, con ese videojuego que siempre piden, con esa tableta, con ese móvil… Es un gran error. Compénsales con “calidad” de vida. El tiempo que estés con ellos, que sea siempre el mejor, el más sincero. Cierra el celular y ríete con tus hijos, jueguen, hablen, cocinen.

4. Inteligencia emocional

En la escuela se enseñan matemáticas, lengua, geografía, música, educación física, etc. Pero no existe una asignatura llamada “inteligencia emocional”. Enseñar a nuestros hijos a tomar un contacto sano con sus emociones y las de los demás, les ofrecerá la oportunidad de gozar de una buena salud emocional.

Una buena forma de conseguir que los niños sean un poco más felices es enseñándoles a tener un pensamiento más positivo. Una vez más, tenemos que apelar al ejemplo como uno de los recursos más efectivos para educar a los pequeños. Sin embargo, también existen otras herramientas que transmiten a los niños valores muy importantes como la bondad o la empatía.

Quiero compartir contigo en este articulo un juego llamado la técnica del frasco de la felicidad.   Es un juego muy sencillo que puedes poner en práctica en casa en cualquier momento, ya que solo necesitas ganas y un ratito en familia cada noche, antes de irse a la cama. Con él, empezarás a ser un poco más consciente de que, aunque no siempre lo recordemos o sepamos verlo, la vida nos regala todos los días muchas cosas buenas y bonitas que debemos aprender a valorar.

Para llevar a cabo el frasco de la felicidad,  necesitas un pomo con tapa o frasco o cajta pequeña, papeles pequeños y un bolígrafo. ¡Así de sencillo!

Esta técnica consiste en que cada día (o si no les da tiempo un par de veces por semana) encontrar un momento para que cada miembro de la familia escriba en un pequeño trozo de papel  algo bueno que le haya ocurrido durante la jornada. Al final del mes (o pasado un tiempo) tienes que abrir el frasco y leer entre todos y en voz alta todo lo que hayas escrito. Te darás cuenta de todo lo bueno que te ha ocurrido en el día a día, ¡que es muchísimo!

Entre los principales beneficios de este juego encontramos:

– Los niños consiguen tener una mirada más positiva  de la vida. ¡Cuántas cosas buenas nos pasan todos los días!

– Aprenden a valorar lo bueno que tiene la vida, que es mucho y no siempre sabemos apreciarlo.

– Este juego nos enseña a valorar las pequeñas cosas que también nos hacen felices: un abrazo , algo rico de comer, un agradecimiento, una sonrisa…

– Nos permite pasar un momento bonito, todos los días, en familia. Esto creará un bonito recuerdo para los padres, pero también para los niños.

Espero con este articulo aportar para que todos los ninos del mundo aprendan a ser felices enseñando primero a los padres por supuesto a como educarlos.

Bendiciones!!!!

Raysa Lopez

Categorías
Coach Raysa López La Familia

La Familia

Life Coach Raysa López

www.ReikiZenLife.com

¿Qué es para ti la familia?

Pues yo puedo decirles con toda sinceridad, que para mí, tener una familia es una bendición, y familia unida es familia bendecida. Pero una familia verdadera donde reine la paz, la comprensión, la buena comunicación y, sobre todo, el amor.

Tener una familia es contar con ellos con los ojos cerrados tanto en las buenas como en las malas… tener una familia es llegar a tu hogar y sentirte segura y confiada, tener una familia es no sentirte discriminada y aislada, tener una familia es tener apoyo incondicional…

Y yo si me siento una mujer muy bendecida porque he tenido el privilegio de seguir disfrutando de ese tipo de familia.

La familia es la célula básica de la sociedad; es la estructura fundamental.

La familia es de suma importancia para el desarrollo de los niños. La familia es una fundación donde una persona aprende los modos para vivir en paz con otros con valores y principios.

La relación de la familia debe ser una relación estrecha y unida. Y este tipo de relación puede ayudar extremadamente a los miembros de la familia aprender sobre sus caracteres mismos.
La familia es el pilar, de cuya solidez va a depender la clase de sociedad que se pretende construir. Si la familia engendra tiranos egoístas, violentos; en la sociedad se reflejará lo mismo. En cambio si la familia genera personas piadosas, solidarias, exitosas, con un profundo respeto a la vida y por Dios, la sociedad se fortalecerá y puede hacer cambios muy profundos en una comunidad o hasta en una nación determinada.

De ahí la gran importancia que tiene en el círculo familiar que te crías no lo creen ustedes? 

Lo importante debe de ser la formación de seres humanos en pro de un mundo mejor, seres humanos con conciencia proactiva, mujeres y hombres con valores y, sobre todo, seres humanos dispuestos a aceptar los cambios que se vayan presentando en el camino de sus vidas.

La familia es el primer ámbito social del ser humano, donde aprende los primeros valores, principios y nociones de la vida. Es un grupo social con una base afectiva y formativa, donde conviven personas unidas por lazos de amor y un proyecto en común, o por matrimonio, adopción o parentezco.

La calidad de relaciones dentro de la familia es muy importante. Y la falta de diálogo, por ejemplo, es mortal ya que, si no existe la comunicación entre la familia, pues no se puede llegar a la reflexión, a la disculpa de la falta, o a poner el orden necesario en la familia.

Hoy en día es común observar las variadas formaciones defamiliasque existen en nuestra sociedad (monoparental…),por lo que es necesario enseñar a los niños que no solo existe lo que comúnmente llamamos “familia tradicional” (compuesta por el padre, la madre y los hijos), sino que también son posibles la existencia de otras configuraciones.
Poner a los niños en conocimiento de estas “tendencias” (al margen de las valoraciones que de ellas se hacen) resulta básico para que adquieran conciencia de la diversidad, y puedan aceptar las diferencias a lo largo de toda su futura etapa educativa.

En el mundo que vivimos, muchas veces los padres nos preguntamos: ¿estoy dando buen ejemplo a mis hijos? Los valores son los pilares de la educación de nuestros hijos. Para transmitirlos de la manera correcta debemos de convertirnos en el ejemplo a seguir.

Cuando son pequeños, los niños no juzgan si lo que hacen los padres está bien o está mal, porque realmente no saben diferenciarlo, por ello, simplemente observan y aprender de la figura más importante de sus vidas: sus padres. Por eso, no debemos de actuar a la ligera y ser congruentes en lo que decimos y hacemos.

Quiero compartir con ustedes 10 valores para transmitir en familia

1. La empatía. El niño tiene que aprender a ponerse en el lugar del otro, entender cómo piensan y las emociones que sienten. Es un valor necesario para la convivencia.

2. La humildad. Debe de saber que es igual que al resto de niños, no es ni mejor ni peor en ningún sentido. Vivir con una actitud humilde le permitirá conocerse mejor, valorar sus fortalezas e intentar paliar sus debilidades.

 3. La autoestima. Debe de saber valorarse a sí mismo.  Para potenciar su autoestima, sin pasarnos, podemos utilizar el elogio cada vez que realice una buena acción o tarea.

4. El compromiso. Es un valor que se va adquiriendo con el paso de los años. Los niños demostrarán madurez y responsabilidad. Deben de saber la importancia y el valor que tiene el prometer algo o dar su palabra.

5. La gratitud. Es muy importante y valioso que reconozcamos a nuestros hijos las cosas que hace bien por nosotros.

6. El optimismo. Es importante que sepan vivir el día a día con entusiasmo y optimismo, buscando siempre el lado bueno de las cosas a pesar de los golpes que les de la vida. Deben de huir de todo pensamiento negativo.

7. La amistad. Nuestro hijo debe de aprender el valor de la amistad y del mutuo afecto que nace con el contacto de otras personas.

8. La voluntad. Todas las cosas importantes que se quieran conseguir deben de ser a través de la voluntad.

9. La felicidad. Debemos de contagiarles nuestra felicidad para así transmitírsela a ellos, para ello es importante vivir el día con alegría, optimismo, sentido del humor, solo aquel que es feliz podría transmitir felicidad.

10. La paciencia. Ayudará a controlar y canalizar su impulsividad mostrando una actividad paciente y serena.

La familia es el marco fundamental donde los niños adquieren seguridad, respeto y amor indispensables para la construcción de la identidad y desarrollo de la personalidad.

En la familia se aprenden reglas y principios sociales de convivencia, por lo que tener una familia es un derecho legítimo y fundamental de la niñez.

Cómo construir una familia feliz? Aquí les tengo algunas recomendaciones:

1. Demuestra de forma incondicional el amor que sientes por cada uno de los miembros de tu familia.

2. Establece reglas y límites claros y justos, donde se combine la disciplina con el amor.

3. Fomenta un ambiente de comunicación, apertura y alegría en casa que promueva la sana expresión de sentimientos y emociones. Evita las burlas, críticas y comparaciones.

4. Marca como prioridad los intereses familiares. Pasa tiempo en familia y realicen juntos por lo menos una actividad al día.

5. Programa cada semana una actividad familiar que les motive: salir a pasear, disfrutar un juego de mesa, ver y comentar una película. Utiliza la creatividad para salir de la rutina.

6. Procura tener un proceso de formación constante con el fin de tener más herramientas para enfrentar mejor los retos actuales de la familia.

7. Los miembros mayores de la familia deben ser guías positivos para los más pequeños.

8. Elabora un proyecto de vida familiar que incluya metas, objetivos y acciones para lograr el desarrollo integral y la realización de sus miembros. Revísalo periódicamente para actualizarlo según cada etapa de la vida familiar.

9. Cultiva la convivencia con las familias con las que compartimos creencias e ideales.

10. Busca apoyo en instituciones o movimientos que ayuden a fortalecer los valores familiares.

Sin una familia el ser humano no se desarrolla fácilmente con armonía, tampoco le es fácil realizarse en plenitud. Y es que en este núcleo social se aprende de amor, fortaleza y seguridad, lo cual contribuye a que cada persona se convierta en un ser independiente, autónomo, seguro y con capacidad de decisión.

Hay que mencionar que no se trata de una fórmula mágica para mantener una familia feliz, pero aplicar las recomendaciones puede marcar la diferencia, lograr paz y armonía en tu hogar.

1.-Por lo tanto, es muy importante construir y mantener un matrimonio feliz.

Como padre debes ser consciente que el primer ejemplo de amor que les das a tus hijos eres tú mismo.
Es por eso que es muy importante formar una sana relación con tu pareja siempre basada en el respeto, el interés en las actividades del otro y el amor.

Recuerda que lo que más seguridad da a los hijos es ver que sus padres son un equipo. Que están unidos y comprometidos a construir un hogar feliz.

Compromiso supone fidelidad; no únicamente fidelidad sexual en el matrimonio, sino en el tiempo, la dedicación, la compañía. El compromiso trae seguridad y paz.

Demuestra de forma incondicional el amor que sientes por cada uno de los miembros de tu familia.

 2.- El Tiempo

El tiempo es un bien precioso, y muy escaso, por eso el tiempo que dediques a los tuyos mostrará el compromiso que tienes con ellos. El tiempo es como el aire: hace falta un mínimo para vivir, y la familia sin tiempo para los suyos se va ahogando poco a poco.

3.- Apaga el televisor e Internet

La separación y el desinterés en las familias es provocado principalmente por estos dos aparatos: la televisión y el Internet. Si te propones dedicarle a tu familia el tiempo que le dedicas a estos aparatos, tu vida familiar sería distinta.

Enseña a tus hijos -ya sean niños, adolescentes o jóvenes- a mantener una hora de conversación familiar, sin interrupción de celulares, computadoras o televisión.

4.- Familia que come unida, permanece unida

Compartir los alimentos en la misma mesa es una tradición que ha caído en el olvido.

Motiva a tu familia a compartir los alimentos aunque sea dos veces por semana. Puede ser el desayuno, la comida o la cena. Reactiva la unidad familiar y procura respetar esos momentos de convivencia con los celulares apagados, para que todos puedan ponerle atención a lo que dice el otro.

5.- El árbol de los problemas

Todos tienen problemas, en el hogar, el trabajo o la escuela. Pero no hay razón para llevarlos siempre a todos lados. Puedes colocar en la entrada de la puerta de la casa un pequeño árbol puede ser natural o artificial y enseña a toda la familia a colgar los problemas en el árbol antes de entrar a casa; por ejemplo, si te va mal en el trabajo y llegas con una cara larga a encender la televisión no vas a ganar nada; al contrario, toda la familia puede sentirse triste, aburrida e incluso cansada.

Para eso sirve el árbol de los problemas, colgar tus problemas del trabajo o la escuela antes de entrar a convivir con la familia, te ayudará a crear un ambiente de paz y tranquilidad en tu hogar.

Estos pequeños consejos pueden cambiar tu vida y sobre todo lograr lo que siempre has soñado tener: una gran familia feliz.

La familia, tiene un valor de refugio afectivo y de aprendizaje social; es la primera y más importante de las escuelas, en ella se nace, en ella se disfruta y en ella se descubre los mejores sentimientos.

Como puedes apreciar, la importancia de la familia para tu bienestar contribuye para formar una sociedad que difunde y apoya los lazos de la fraternidad, el respeto mutuo y la feliz convivencia.

No renunciemos jamás a luchar por la familia, Yo amo a mi familia y tú?