Categorías
Coach Raysa López Matrimonio

Como vivir en matrimonio y mantenerlo felíz

Life Coach Raysa López

www.ReikiZenLife.com

 Ya sea que su matrimonio esté pasando por momentos difíciles, que su hogar sea un nido de felicidad, o que usted sea soltero y esté pensando casarse; quédate leyendo porque éste tema de hoy nos interesa a todos.

Y es que hablaremos de como vivir en matrimonio y como mantener el amor y la felicidad en él.

Las parejas se conocen, hay atracción, salen, se enamoran y como conclusión natural se casan. Que pasa? piensan que al tomar ésta decisión ya es el final de un camino, Pero ésta amigos, es apenas un escalón más en la historia de pareja.

El matrimonio en sí mismo no resuelve nada, no es la prueba fehaciente de un amor intenso en la pareja ni tampoco asegura que dos personas van a estar juntas (o felices) por el resto de sus vidas.

Yo siempre me dije que mi matrimonio será para toda la vida. Bueno, ya llevamos 28 años juantos y amándonos intensamente, pero es un trabajo diario amigos.

¿Cómo lograr que el tuyo sea un matrimonio que no solo dure sino que sea feliz?

Pues bien, confianza, respeto, comunicación y amor son los ingredientes que producen más satisfacción dentro del matrimonio.

Es muy importante que continúes (o tal vez revivas) las cortesías propias del noviazgo durante la vida de casados. Un matrimonio de éxito no ocurre por arte de magia: debe desarrollarse. No dés por sentado el amor de tu cónyuge: exprésalo o de otra manera, la monotonía destruirá tu matrimonio. Ocúpate de que el amor crezca, sino morirá y terminarán separándose.

Por eso, pasen tanto tiempo como sea posible haciendo cosas juntos, si se quieren llevar bien. Aprendan a saludarse con entusiasmo. Tomen momentos de descanso, coman, conversen y salgan a pasear juntos. No descuiden las pequeñas cortesías, y los pequeños actos que puedan realizar para animarse el uno al otro y para demostrarse afecto. Sorpréndanse mutuamente con pequeños regalos. Trate cada uno de sobrepasar el amor del otro. No retiren del matrimonio más de lo que depositan en él. El divorcio en sí mismo no es el principal destructor del hogar, pero sí lo es la falta de amor. Si se le da una oportunidad, el amor siempre triunfa.

Me he animado a compartir con todos algunas claves para mantener un matrimonio feliz y armonioso:

-Aprende a perdonar- No dejen que las molestias o discusiones se adueñen de mucho de su espacio o tiempo. Perdonar más allá del ego y de las propias percepciones es dar amor verdadero y entender que todos somos humanos, y por ende imperfectos. Piensa que el día en que tú cometas un error, también querrás ser perdonada.

El sentido del humor también es el mejor remedio contra el mal genio.

-Acepta- Aunque las personas cambian a través del tiempo y las experiencias, dichos cambios suceden de manera positiva sólo cuando son motivados por su propio deseo. Recuerda que la persona de la que te enamoraste era muy similar a la que tienes al lado y que esas cosas que te molestan en algún momento hicieron que lo adoraras.

No exijas a alguien que cambie, acéptalo y ámalo tal y como es.

-Sorprende- La rutina puede ser el principal causante del deterioro y eventual final de un matrimonio. Sin embargo es erróneo pensar que debes hacer cosas excepcionalmente extraordinarias para refrescar tu relación de pareja. Un regalo dado sin razón alguna es una hermosa sorpresa, una nota de amor puesta en la billetera o el almuerzo que le preparaste. Tal vez una invitación a ver la última película de su actor/actriz favorito/a son todos detalles pequeños que dicen claramente “te amo” y “me importas”.

-Sé independiente- Pasar tiempo en pareja es importante para los fundamentos de la misma, pero desaparecer las individualidades en sus aguas es contraproducente. Deja que viva sus sueños y apóyalo o apóyala. Aprovecha esos espacios para vivir los tuyos. La única manera de que una pareja sea feliz, es si los dos individuos que la componen lo son.

-Respeta-Tu pareja está en tu vida para mejorarla, no para ser la vida misma o convertirse en tu propiedad. No los mandes, recuerda que ambos son adultos y que si esperas respeto, debes primeramente darlo.

-Ámate- La frase “no puedes amar a otro hasta que te ames a ti mismo” es completamente cierta. Tu felicidad no puede depender de nadie más que no seas tú, no sería sano y pondría sobre tu pareja una carga muy pesada de cargar.

-Trabajen en equipo- Mantener un matrimonio duradero y feliz, implica trabajo de ambas partes, pero no tiene por qué ser necesariamente complejo.

Te doy otros consejitos para lograrlo.

Planeen cosas juntas, consulten sobre sus planes, no asuman que el otro querrá o no hacer cierta actividad. Piensen y actúen no como unidad, pero si como equipo.

Permanecer enojados el uno con el otro por ofensas pequeñas o grandes, es muy peligroso. A menos que se resuelvan prontamente, aun los problemas más pequeños se arraigan en la mente como convicciones y actitudes que afectarán adversamente toda su filosofía de la vida. Por eso Dios nos pide que eliminemos todo enojo antes de retirarnos a dormir. Sean lo suficientemente nobles para perdonar y decir con sinceridad: «Perdóname». Después de todo, nadie es perfecto. Reconozcan el error cuando lo cometan. Además, reconciliarse es una experiencia muy agradable, y tiene un poder extraordinario para mantener la esa llama de la pasión ardiente y a la vez la unión matrimonial. ¡Dios lo sugiere! Da resultado.

El perdón es siempre mejor que el divorcio. Creen uds. que el matrimonio debe ser para toda la vida?

No me vayan a mal interpretar yo creo en el matrimonio y estoy felizmente casada como les he dicho antes. Pero pueden existir situaciones donde en realidad cometieron un error al casarse pensando que se amaban y luego descubren que sólo fue encanto y nada más. Pero sí creo, que siempre que no haya faltas de respeto o violencias, todo se puede arreglar y tiene solución si luchas por ello.

Todo pensamiento de divorcio como solución, destruirá todo si al menos no lo intentas. El divorcio es siempre destructivo y casi nunca una solución para los problemas. El divorcio produce casi inevitablemente vidas deshechas, frustradas e infelices y con frecuencia hasta se convierte en la barrera que estorba aun el éxito en la vida.

Dios instituyó el matrimonio para guardar la pureza y la felicidad del hombre y la mujer, para proveer a sus necesidades sociales y para elevar su naturaleza física, mental y moral. Sus votos figuran entre las más solemnes e inquebrantables obligaciones que un ser humano puede asumir. El ponerlas a un lado livianamente es renunciar al favor y la bendición de Dios.

Pero también quiero decirle a aquellas personas que están sufriendo de maltratos físicos o psicológicos, por favor no deben aguantarlos para mantener un matrimonio porque eso es tóxico. El abuso físico puede ser una amenaza a la vida y es un grave problema que requiere atención inmediata. El cónyuge y los miembros de la familia que han sido abusados físicamente deben encontrar un ambiente seguro donde vivir. Ambos, el esposo como la esposa deben buscar ayuda profesional a través de un consejero matrimonial calificado.

Otra recomendación de mi parte seria que:

Nunca compartas las intimidades del matrimonio con otras terceras personas. Resuelvan sus problemas familiares privadamente.

Deben ser veraces el uno con el otro siempre y nunca guardarse secretos.

El amor no es un impulso sentimental sino un principio santo que abarca toda la vida. Su matrimonio no puede fracasar si predomina en él el verdadero amor. Sin él, no podrá triunfar.

Dejen de encontrar faltas. No esperen perfección, o de otra manera resultará amargura. Pasen por alto las faltas y busquen las cosas buenas. No traten de reformar, controlar o forzar al cónyuge, pues destruirán su amor. Sólo lo bueno puede cambiar a la gente.

Un sentido del humor, un corazón alegre, la bondad, la paciencia y el afecto eliminarán las dos terceras partes de los problemas de su matrimonio. Trate de hacer a su cónyuge feliz en vez de querer hacerlo bueno. El secreto de un matrimonio de éxito no radica en tener el cónyuge apropiado, sino en ser uno mismo el cónyuge apropiado.

El trabajo, el amor, el descanso, el ejercicio, el juego, los cultos, las comidas y las relaciones sociales deben ser cuidadosamente equilibrados en su matrimonio, o de otra manera éste irá mal. El exceso de trabajo y la falta de sueño, así como la carencia del debido ejercicio y el debido alimento, hacen que la persona se vuelva criticona, intolerante y negativa.

La verdadera felicidad no puede hallarse en el aislamiento. Deben aprender a reír y disfrutar en forma sana de los momentos agradables.

Es peligroso hacer las cosas con exceso o sin entusiasmo, debilita la mente, el cuerpo y la consciencia, así como la capacidad de amarse y respetarse mutuamente. No permitas que la intemperancia eche a perder tu matrimonio.

Mujeres a veces es difícil trabajar fuera y en casa, es todo doble, pero la realidad es que la casa debe estar limpia y ordenada, porque esto trae paz, tranquilidad y satisfacción a todos, así que no sólo es trabajo de la mujer sino también del esposo. Un esposo que no trabaja, que es descuidado y que no provee para las necesidades de su casa es una maldición para su familia y un insulto para Dios y los hay muchos por ahí de verdad que sí. El descuido en estos aspectos aparentemente pequeños destruye muchos hogares.

Esfuércense por hablar en forma suave y bondadosa. Cuando se es atacado, el silencio es a menudo el mejor método para calmar la ira. Las decisiones que se hacen cuando se está enojado, cansado o desanimado, no son las mejores, de manera que es mejor relajarse y esperar que pase la tormenta antes de hablar.

Y cuando se comunique con su cónyuge de nuevo, que sea suavemente y con amor. Las palabras ásperas y airadas destruyen el deseo de agradar.

Todas las posesiones e ingresos en el matrimonio deben ser «nuestros» y no «tuyos» y «míos». Parte de las entradas pertenecen a la esposa para comprar los comestibles y la ropa, y para hacer frente a las necesidades del hogar pues sí, lo siento mucho hombres!.

Esa suma debe dársele sin discutir. Esposo y esposa deben tener sumas iguales (siempre que sea posible) para gastar a gusto sin dar cuenta de ello. Un esposo mezquino hace a su esposa muy infeliz y acusándola muy a menudo de que es gastadora y derrochadora aún más. Mostrar confianza en la capacidad administrativa del cónyuge, hace que éste o ésta sea mejor administrador.

Algo más para ayudar a una relación que sea exitosa?

1.         Sé sensible, comprensiva y positiva.  Escucha sus problemas y quejas, trata de entender por qué le molesta algo. Cede un poco pero dale a entender que él o ella debe hacer lo mismo cuando algo te molesta a ti.

Pues el matrimonio no es una lucha de poderes y no se hace siempre lo que él o ella diga.

2. La disculpa.  Admite cuando estás equivocada, recuerda que él no es perfecto y tú tampoco. Si sabes que cometiste un error remédialo y no lo vuelvas hacer pero hazle saber a tu compañero que sientes pena por haberlo hecho mal.

3. Sexo candente.  Abre tu mente es una realidad que El Sexo es muy importante para toda relación de pareja. Practica nuevas experiencias que aumenten el placer, planea citas candentes con tu pareja, habla sobre lo que te gusta y pregúntale a él que es lo que más disfruta. Y nunca dejes apagar el fuego erótico.

4. No dejarse llevar sólo por el dinero.  Uno de los aspectos más difíciles de la vida en pareja puede ser el manejo del dinero mutuo. Lo ideal es ser responsables y comprometidos con las cuentas del hogar para que todo esté claro, es indispensable dividirse los gastos de acuerdo con los ingresos de ambos.

5. Deje atrás las heridas del pasado.  Nada de recordar o echar en cara lo que él te hizo antes y si lo perdonaste debes tener claro que es un tema superado. Y si fue otra persona quien te lastimó pues recuerda que no todos son iguales.

6. Siempre lindos. Un error común es pensar que porque ya están en confianza y en casa no hay motivo para arreglarse como ya no están de conquista las personas tienden a descuidar la apariencia.

Error fatal porque el sex appeal se anula por completo. No permitan verse desarreglados, aunque van a vivir los dos recuerda que tu imagen es importante también.  Por otro lado, mantén ordenado tu espacio, y promueve la limpieza.

7. Vida para dos.  Tomen decisiones en pareja y para su futuro, esto los ayudará a mantenerse juntos. Además, permítanse momentos de romance como compartir una canción, un lugar, unas palabras claves, eso los hará cómplices. Salgan una vez a la semana a hacer un plan diferente pero los dos solitos.

8. No dejar a un lado los amigos. Aunque es importante la privacidad que da esos momentos justos no dejes de lado a tus amigos y tengan momentos de independencia.

9. La comunicación, clave perfecta.  Definitivamente lo más importante es comunicarte, hacerle saber a él lo que te gusta y lo que te molesta. Nada más tensión en una relación que un problema del que siempre evitan hablar.

10. Cultiva el amor con detalles.  Sorprende a tu pareja con pequeños detalles, una carta escondida, una cena especial, su dulce favorito, una foto de los dos, una invitación a cine o teatro.

Dentro de este punto, otros detalles pueden ser:

•          Salúdense (a) todas las mañanas cariñosamente, como si se acabaran de encontrar.

•          Despídanse con un beso cada vez que salgan de casa.

•          Celebra su cumpleaños

•          Festeja el día de aniversario, y otras fechas importantes. Ya se los hombres son un poco olvidadizos.

•          Lleva siempre el anillo de bodas.  Esto le dará más confianza a tu pareja.

11. Escúchense y apóyense

Es esencial aprender a escucharse activamente y expresar apoyo en las dificultades diarias de tu pareja, sin importar cuán pequeñas y mundanas sean.

13. Expresen gratitud

Recuerda decir “gracias” por las pequeñas cosas que a menudo das por sentadas. A pesar de que esperas que tu pareja saque la basura, cocine la cena y busque la ropa del lavadero, es importante que expreses tu apreciación siempre que puedas. Si lo harías por un extraño, ¿por qué nó,  por tu cónyuge? Expresar gratitud aumenta los sentimientos positivos que tendrás sobre tu relación.

14. Sean amables entre ustedes

Expresa compasión y entendimiento. Aprende a escuchar la angustia de tu esposo/a, valídala y ayúdalo/la a mantenerse fuerte. Es una bondad especial que ayuda a tu pareja a no sentirse sola/o. Muestra tu preocupación haciendo cosas pequeñas que tu pareja apreciará; da un paso más allá y haz cosas por ella sin que se entere. Haz las cosas que sólo tú podrías saber que son importantes y apreciadas por tu pareja.

15. Responde a tu pareja

Nunca ignores ni siquiera las conversaciones que parecen triviales. Brindar el regalo de la atención muestra que tu compañero/a es importante para ti. Así que préstale atención cuando te habla.

16. Déjense influenciar

No tengas miedo de escuchar a tu pareja y cambiar tus ideas u opiniones tanto en temas importantes como pequeños. Insistir en tu forma de pensar al principio puede parecer que está bien, pero no es sano para el matrimonio. Estén abiertos a lo que es importante para el otro. Tener razón tiene poco valor en el matrimonio; lo importante es hacer feliz a tu pareja.

17. Discutan respetuosamente

El conflicto siempre está presente en las relaciones, no es un signo de problema. La clave es “cómo” discutir; no hace falta que grites para ser escuchado. La crítica, estar a la defensiva, el desprecio y el encerrarse en uno mismo destruyen matrimonios. Aborden el tema, no ataquen a la persona. No exageres si tu pareja está molesta, probablemente está buscando apoyo, no una pelea. Si te das cuenta que estás despreciando a tu pareja, es momento de recordar todas las cosas positivas de la relación. Si estás demasiado molesto/a para hablar sobre el tema en ese momento fija un momento para continuar la conversación, no te vayas. Discutir es mejor que no comunicarse.

18. Hagan las paces

Practica y aprende a arreglar las cosas durante y después de una pelea. “Amar es nunca temer decir ‘Lo siento’”. Usar el humor, cambiar el tema y evitar temas delicados son todas expresiones de tu preocupación por la relación y por asegurar que las discusiones no la dañen. Recuerda, la amabilidad importa.

19. Creen rituales

Crea tiempos que son hitos de la relación para ayudar a mantenerla sana – ya sea una salida en bicicleta el domingo a la mañana o ir a tomar un café todos los jueves a la noche. Los integrantes de la pareja se conectan al participar en rituales, compartiendo juntos determinadas actividades.

20. Significado compartido

Hacer cosas significativas juntos hace que la relación sea más especial. Tú y tu pareja deberían involucrarse en una actividad que les apasione a ambos. Ofrézcanse para trabajar con jóvenes con dificultades físicas y/o mentales o visiten a personas solas en el asilo local. Sean aventureros; ambos se beneficiarán de la experiencia y su relación florecerá.

Espero les haya servido para mantener su matrimonio feliz! Bendiciones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *